27 April 2012

Stradivarius; el arquitecto de un sonido original y único

Los instrumentos de Stradivarius son muy valorados tanto por los intérpretes más importantes del mundo como por los coleccionistas de antigüedades. Las características sonoras e individuales son consideradas únicas. Existen muchas teorías acerca de cómo fueron construidos:

Muchos creían que el barniz usado por Stradivari se hacía con una fórmula secreta que se perdió al morir su creador. Otra teoría dice que el punto clave fue el tiempo que tomó secar las maderas de arce y abeto con que están construidos.

STRADIVARIUS ORIGINAL 1735

Otra señala que el período de frío extremo que sufrió Europa en los años en que Stradivari vivió, una pequeña edad de hielo, pudo ocasionar que los árboles que crecieron durante esa época desarrollaran una fibra más compacta y con una mejor calidad mecánica sonora. No obstante, existen instrumentos construidos en la misma época, con madera de los mismos árboles, que no lograron el sonido de un Stradivarius.

Otra teoría es la del árbol de Stradivari, la cual señala que él mismo encontró un árbol dentro de un río; del enorme tronco de este árbol creó algunos de sus instrumentos. Se dice que la propia madera adquirió la vibración del río, lo que le da un sonido único e irrepetible.

Stradivarius construyó su primer violín a los 20 años en San Petersburgo según algunos científicos.

La teoría final podría sugerir que el gran maestro hizo un fino tratamiento a las maderas que usaba con disoluciones de sales metálicas, lo cual habría conferido a sus instrumentos la fuerza y riqueza de sonido que tanto se aprecian.

En el 2009, se publica en un medio impreso los resultados de una investigación realizada durante tres décadas con muestras muy pequeñas de un Stradivarius en reparación: se aseguró haber hallado pruebas de que en Italia, en el “período dorado” de la construcción de este tipo de instrumentos, entre 1700 y 1720, una plaga de insectos afectó los árboles de la zona y fue la clave del éxito de Stradivari. El fabricante de violines “utilizó bórax (un componente mineral actualmente usado para la fabricación de detergentes, como retardante de incendios, insecticida y agente antihongos) para preservar los instrumentos contra los insectos”, sin saber que ello tendría también efectos sobre la sonoridad.

REPORTAJE SOBRE UN LUTHIER AMERCIANO

 

 

Publicado en Recomendación del día. Sin Comentarios.