30 January 2013

Lujo y excelencia “made in Spain”

Hoy os recomendamos una reflexión sobre dos conceptos: el lujo y la excelencia. Lejos de imaginarnos el lujo como la abundancia y pomposidad de lo innecesario, queremos pensar en el lujo como la excelencia, es decir, la superior calidad que hace que ‘algo’  sea digno de excepcional aprecio y estimación.

En nuestro país contamos con verdaderos lujos al alcance de todos (unos más que otros, claro). Lujos o productos excelentes que no merecen el reconocimiento que reciben. Podemos hacer un ejercicio, ¿cuántas marcas de lujo españolas conocemos? Seguramente no se nos ocurran más de 5… y seguro que nos limitaríamos al sector textil.

Cierto es que, en España, el reconocimiento de las marcas de lujo propias brilla por su ausencia, pero  no por ello quiere decir que no existan. El protagonismo se lo disputan otros países, fundamentalmente Francia e Italia. Pero, ¿tiene Italia el mejor aceite de oliva?¿Son franceses los mejores quesos? ¿No son magníficas las ostras gallegas? Si ya lo dijo Adría : “Llevo 15 años diciéndolo: los de Galicia son los mejores productos del mar del mundo”.

Pues no. Si el aceite de oliva español es el mejor del mundo (reconocido por  primera vez este año), ¿por qué siempre ha sido el aceite italiano el que más reconocimiento ha tenido? O en el caso del queso…contamos con una tradición que nos ha otorgado joyas que nada tienen que envidiar a las vecinas. ¿Y qué decir del vino? La revista especializada “Wine Specator” hizo una selección de los 100 mejores vinos, entre los que encontramos siete vinos españoles -seis tintos y un blanco-. Y lo mismo podemos decir de los espumosos.

El problema en este sector del lujo y la excelencia es, como en muchos otros, que nadie realmente defiende el producto ‘made in Spain’.

Deberíamos cambiar primero nuestra propia percepción de lo que tenemos. Muchas firmas, sobre todo en el sector de la moda, han triunfado en el extranjero como nadie presumiendo de nacionalidad. Tenemos empresas locales que han renunciado a crear marca, como es el caso de los fabricantes de piel de en Cádiz, que proveen a otros colosos extranjeros. El caso es que aquí no faltan artesanos, es más, en nuestro país se registran entre 130 y 140 empresas cuya actividad es el lujo. 

En España contamos con artículos estrella en el campo del lujo y la excelencia. Este es el caso de los productos y servicios de gastronomía, belleza y turismo.  Debemos  promocionarla las marcas españolas a nivel nacional e internacional, proteger su imagen y sobre todo, otorgarle nosotros el reconocimiento que se merecen.

 

 

Publicado en Recomendación del día. 7 Comentarios.
Comentarios
Comentario de MARTA

Excelente reflexión y totalmente acertada.Nuestro problema, siempre ha sido no saber vendernos BIEN, como sí han sabido hacerlo franceses e italianos, estos últimos vendiendo productos elaborados con materias primas de origen español, unos verdaderos artistas en este campo y bravo por ellos, como siempre TONTOS nosotros.
Un saludo!

Comentario de A-cerocf club de fans de a-cero

Que no sabemos vendernos y que no sabemos valorar lo nuestro.. Ese es el gran problema… Besos

Comentario de MARTA

Totalmente de acuerdo. Bss.

Comentario de Anónimo

Creo que confundis “saber” venderse con “tener contactos”; ya podemos tener el mejor marisco del mundo en Galicia, que si no tienes un contacto en Manhattan (untado como todos los contactos), tus cigalas no se venderan en Manhattan ni regaladas……

Comentario de NANSI ARCHITETTO

ANCHE I PRODOTTI GRECI SONO TRA I MOGLIORI , COME FORMAGGI , OLIO, PESCI DEL MEDITERANEO, VINI , FRUTTA ….!!!!!

Comentario de Risus

No es que los italianos sean más listos que nosotros o sus productos sean mejores que los nuestros. Es que la MAFIA les “ayuda” a cambio de comisiones, no sólo a vender sino también a desprestigiar a los demás, cosa muy diferente….!!!!. Ser o no ser honestos, esa es la cuestión… Competencia sí, mafia, no gracias…

Comentario de Lynn

Sorry, I didn’t mean to patronise you or assume that you didn’t know or anything. I’m just the sort of person who will take any possible flimsy excuse to geek out over science. Personally, I love when fantasy worlds do scientific accuracy. I have been known to shout “but that doesn’t make any sense!” at my computer when a game messes up a point of population genetics or thrydomenamics, or whatever.OK, I’ll admit it, this probably makes me a little bit odd, but that sort of thing really adds to a world for me.